Flamenquines

Flamenquines

Aquí volvemos con otra receta popular cordobesa, la del flamenquín, que muchos sabrán preparar, pero que los que no lo sean, también merecen probar.
El flamenquín es tan simple como un enrollado de carne y jamón, empanado y frito y su nombre proviene del color rubio-rojizo que toma al freírse, parecido al color de los flamencos venidos con el rey Carlos I.
Sus ingredientes son:
Carne de cerdo cruda, ya sea lomo, tapa, jamón, aunque también hay quien le pone partes más grasas como secreto si el cerdo es ibérico.
Lonchas de jamón curado, ya sea ibérico o de cerdo blanco. En cualquier caso debe ser fresco.
Huevos y pan rallado para el empanado.
Sal.
Aceite de oliva.

Su preparación es simple, sobre film plástico, la carne se aplasta con la maza para conseguir extender los filetes y que queden finos, pero sin romperlos. Deben ser una extensión más larga que ancha.
Sobre la capa de filetes ya aplastados, se colocan el jamón curado hasta cubrirlo todo.
Se sala al gusto.
Se enrollan a lo ancho, de forma que quede como un cigarro.
Se remojan en el huevo batido y se empana. Existe la posibilidad de hacer un doble empanado para impedir que la jugosidad del relleno escape.
Se dejan en el frigorífico unos veinte minutos para que asienten.
Se fríen en el aceite de oliva, abundante y bien caliente hasta que tomen ese tono rubio-rojizo.
Se escurren en papel absorbente.
Como acompañamiento se pueden poner patatas fritas, pero dado que es mejor no abusar de los fritos, sería mejor una ensalada completa de lechuga y tomate.
Esta es la receta ortodoxa del flamenquín, pero como sobre las cosas de cocina cada persona es un mundo haremos varios añadidos:
El flamenquín tradicional no lleva queso, no lo necesita porque tanto la carne como el jamón son jugosos por sí mismos. En caso de preferirlo con queso, mejor usar un queso que congenie con los demás ingredientes, como un queso curado tipo manchego.
En caso de recetas ligeras, hay quien sustituye la carne por pollo o pavo, y el jamón curado por fiambre de pavo. Aunque la verdad sea dicha, no vamos a poder evitar las calorías del frito.
Podemos hacer un flamenquín moderno, incluyendo en el relleno una capa de hojas de espinaca fresca por ejemplo.
Nos gusta el ajo, así que ¿por qué no probar a poner ajo picado y especias en el rebozado?, se pica bien el ajo, unas hojas de perejil fresco y se mezcla con el pan rallado y quedará estupendo.
Esperamos que probéis estas recetas que ponemos y os vamos a poner. Y claro, que nos digáis vuestras recetas.

No Comments

Comments are closed.